DIMENSIONES DE LA FORMACIÓN

Para hacer realidad la respuesta personal a la llamada del Señor, es preciso hacer un proceso de formación que integre las distintas dimensiones de la formación sacerdotal: Humano-afectiva, espiritual, intelectual, comunitaria y Pastoral. Este proceso es como un movimiento progresivo, armónico, dinámico integral y permanente hacia la madurez de la persona en el campo humano, cristiano y vocacional. Así mismo, articula las distintas dimensiones de la formación para evitar una educación fragmentaria, parcial e improvisada.