“CALLAR LOS RUIDOS Y ESCUCHAR A DIOS EN EL SILENCIO”

Es evidente que cuando nos acercamos a Dios para orar, quisiéramos escuchar la respuesta de forma inmediata y en esa súplica buscamos una solución, claro, esa respuesta es la que nos ilumina Dios. Pero ¿Qué sucede cuando no hay respuesta? ¿Nos damos por vencidos ante las adversidades? ¿Sabemos esperar? - Recuerdo la frase que menciona una amiga-: “el silencio también es respuesta”. Es a este punto donde quiero llegar.
 

Redes sociales y su uso

Las redes sociales no son malas, lo malo es el uso que se les da, son malas en la medida que te aíslen de los demás y te impidan vivir la realidad, son buenas en la medida que las utilices como medio de interacción con otros para intercambiar vivencias que nos unan a pesar de la distancia. Seminarista
 

¿Cómo debe de ser el perfil de un candidato al sacerdocio?

La llamada de Dios al ministerio del sacerdocio, exige una respuesta, decidida y audaz que se consuma en un Sí, el cual debe ser sincero y fiel, pero ese Sí no es efímero, precario o vacío, es un Sí que implica asumir un nuevo estilo de vida, un testimonio eficaz, un perfil; no cualquiera. Pero entonces de entre tantos ¿Cuál perfil sería? La respuesta es: el perfil de Jesús, ese perfil que modela, transfigura y, refleja la voluntad del Padre con un matiz especial. A continuación profundizaremos ese perfil que debe de impregnar en la persona de todo candidato en vistas al ejercicio más sublime; el sacerdocio.
 

María, Madre de La Iglesia

Desde que Dios la eligió para ser la Madre de su Hijo, se convirtió en la morada que está siempre disponible para acoger con alegría a la humanidad; sin realizar ningún tipo de excepción. En la Sagrada Escritura encontramos pasajes maravillosos que hacen referencia a la “Servidora del Señor”. Poéticamente se le describe en el Apocalipsis de la siguiente manera: Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza (Ap. 12,1). No se puede negar ni debe pasar por desapercibido la importancia que tiene la “Llena de Gracia” en el Plan salvífico de Dios.
 

Mensaje de un Seminarista a los jóvenes hondureños

Vemos tantos jóvenes, sin esperanza, sin alegría, sin ilusiones, sin sueños, sin metas, sin deseos de construir la vida, por ende sin motivos para vivir, a causa muchas veces de una sociedad que engaña, que miente, que crea vacíos, necesidades inexistentes, pocas oportunidades de superación, a todo nivel.
 

Reflexión teológica: El Espíritu Santo

Al hablar de Trinidad lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nos fundamentamos en el dato bíblico, pero que este estudio Sobre Dios, tiene sus límites porque Dios es un Misterio que nos trasciende, por lo tanto no se pretende agotar con nuestro conocimiento, no lo podemos abarcar. Pero entonces ¿Cómo conocemos sobre la Trinidad? Por medio de la Revelación de Jesucristo es que podemos acceder a esta realidad. La carta a los hebreos nos dice claramente: “Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas. En estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo el universo.
 

Los Seminaristas somos jóvenes igual que tú, pero con un deseo profundo de ser servidores de Dios

Al momento de pensar en una persona que ha recibido la gracia inefable de la vocación, inmediatamente se piensa: “Es un don divino”. Y justamente eso es. La inquietud a la vocación sacerdotal o a la vida consagrada, nace de una experiencia personal con Dios; es él quien llama por su nombre a la(s) persona(s) que quiere que le sirvan. «Llamó a los que él quiso.» (Mc. 3, 13).
 

Testimonio Vocacional

Encontrar el camino que uno aspira o desea en su vida es difícil, sobre todo, cuando se piensa que todo ya está dicho sobre su futuro. Yo era uno de ellos; mi proyecto personal de vida estaba definido según yo a los 17 años. Me había graduado de Maestro de Educación Primaria en la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio y quería estudiar Economía en la Universidad, ése era mi plan, pero no el de Jesús. Y es que estando en mi último año de estudio en la Normal, un amigo de la parroquia Santa María Reina, Diner Andino, en la entrada del Templo, previo a la Eucaristía dominical me preguntó ¿Jony, a vos te gustaría ser sacerdote? Mi respuesta al instante fue ¡Ni loco! Yo quiero formar una familia con 2 hijos
 

¿cómo se forma un presbítero?

Cuando un joven experimenta el paso de Dios por su existencia a través del llamado a vivir como presbítero su vida cristiana para ponerse al servicio de la comunidad como oyente, anunciador y testigo de la Palabra, como presidente de la celebración litúrgica y discípulo y maestro de la vida espiritual y como pastor que ejerce en el amor el cuidado pastoral de Jesucristo, único Buen Pastor, recibe, de la Iglesia, la oferta de un proceso formativo que permite al Espíritu Santo la construcción en él de un nuevo ser, de una nueva personalidad que reproduce la vida y la misión de Jesucristo para asegurar su presencia salvífica en la historia. A partir de la lectura atenta del proceso formativo de Jesús con sus discípulos tal como aparece en el testimonio evangélico y a partir de la rica experiencia milenaria de la Iglesia, el proceso formativo para la vida presbiteral ha ganado forma, contenido y expresión.
 

“LA VOCACIÓN: UNA AVENTURA POR CONQUISTAR”

TESTIMONIO VOCACIONAL En efecto, “la conquista de ser persona exige integridad y el desarrollo de la personalidad se rige por la ley de la armonía”. Por ende, la necesaria integración se va ensamblando día a día, dentro del proceso formativo, con decisiones y respuestas afirmativas o negativas, según los casos, de posiciones tomadas, de actitudes adoptadas. Más aún, el hombre no es una forma cerrada egoístamente en sí mismo, sino abierta vertical y horizontalmente. Sin embargo, la persona se realiza en sus dimensiones, a base de afirmaciones, de hechos, de actitudes, de relaciones.
 

“Antes de haberte formado yo en el vientre te conocía; antes que nacieses, te había consagrado

TESTIMONIO VOCACIONAL Soy originario de una comunidad que se llama "La Barranca”, en el Municipio de Pespire, nací el 11 de diciembre de 1985. Mi familia constaba de 8 miembros; mamá (Elvia Reyes), papá (Natalio Solórzano Q.D.D.G) y 6 hermanos (3 varones y 3 mujeres), actualmente 2 mujeres ya que a finales del año 2015 murió una de mis hermanas. Soy el número cuarto de la familia. Crecí en un ambiente de campo. La escuela, los juegos de niños, y trabajos propios para la edad. Desafortunadamente mi papá murió cuando yo tenía 12 años (1997), contecimiento que cambia la vida de la familia. Mis dos hermanos mayores les tocó viajar a la ciudad en busca de trabajo, por tal motivo a mis 15 años me toca quedarme como jefe de casa al cuidado de mi mamá y mis dos hermanas menores. Había terminado mi primaria en el 1997. Y no había opción de estudio por la situación económica.
 

“Nadie tiene amor más grande que el que da su vida por sus amigos” (Juan 15,13)

TESTIMONIO VOCACIONAL El amor de Dios se ha derramado a veces inesperadamente y sin permiso en todos aquellos que sin merecerlo lo reciben. Mi hogar, ha sido uno de esos lugares que ha contado con el favor de Dios, fue allí donde sin querer y sin pensar germinaría la semilla vocacional. Se cultivó con el tiempo y se concretizó con mi respuesta. A mis 22 años propiamente dicho deslumbraría lo que por años estaba ya en el plan de Dios. Un encuentro vocacional en el seminario menor Santiago apóstol, bastaría para mostrarme un sendero diferente con el que se andaba con Jesús, un camino de renuncia y de entrega, una puerta estrecha pero llena de Dios. Fue así como inicie mi itinerario hacia el ministerio presbiteral.
 

Me enseñaras el sendero de la vida, me saciaras de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu de

TESTIMONIO VOCACIONAL Nací el 23 de marzo de 1988 en Tegucigalpa, viví mi infancia en el Pueblo Viejo comunidad de Reitoca Francisco Morazán, soy primero de tres hermanos. Crecí con mis abuelos maternos de quienes aprendí el valor de la oración y la piedad. A mis catorce años fui motivado vocacionalmente para ser sacerdote por medio de la misión que realizan los seminaristas en el adviento, sin embargo es necesario decir que, para ésta época no tenía conocimiento claro de lo que significaba ser presbítero, puesto que, en las comunidades de una Parroquia conformada por cinco municipios y atendida por uno o dos Sacerdotes que llegan a las comunidades una vez al año, difícilmente un joven sabe ¿qué es ser sacerdote?
 

El servicio Eudista en la formación del clero hondureño

En nuestro Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa se destaca la presencia misionera de la Congregación de Jesús y María (Padres Eudistas) en la Iglesia Hondureña. Este año se cumplen ya 21 años de presencia eudista en este bello país. El 4 de febrero de 1994 los padres Harold de Jesús Castilla y Rafael Niño dan inicio a la misión eudista en Honduras con la dirección del Curso Propedéutico en las instalaciones del antiguo Seminario San José en Casamata. Después de dos años, en junio de 1996, los padres eudistas asumen también la dirección del Seminario Mayor.
 

Historia de los Padres Javerianos en nuestra casa de formación sacerdotal

Ha sido siempre una preocupación nuestra como Javerianos: propiciar la formación superior de unos sacerdotes hondureños para que trabajen como formadores o profesores en el Seminario. El Seminario Mayor empezó a funcionar en 1962, bajo la dirección de Mons. Gerardo Cambron y otros tres sacerdotes diocesanos canadienses, con la ayuda de dos Javerianos. En 1965, el P. Rogelio Laniel asumió la rectoría. A finales de 1965, el entonces Nuncio Apostólico en Honduras, Mons. Sante Portalupi, manifestó lo siguiente en una carta al P. Gilles Ouellet
 
 

Historia de la presencia de las hnas. de la Sangrada Familia en el SMNSS

El 15 de octubre de 1961, las cuatro fundadoras al Centro de Cuernavaca, México, por un curso de tres meses del idioma español y de las costumbres de América Central. Llegan al Seminario Mayor de Tegucigalpa el cuatro de febrero de 1962. Mons. Gerardo Cambrón, los sacerdotes y unos veinte seminaristas les acogen a brazos abiertos. La construcción no está terminada para la entrada de los estudiantes y la llegada de las religiosas canadienses. Estas últimas se hospedan en unas habitaciones alquiladas y pequeñas en frente de la Catedral de Tegucigalpa, la capital.
 

Vocaciones Sacerdotales

Sabías que solo un 10% de nuestros seminaristas logran culminar su formación para ser sacerdotes (esto nos cuestiona). Todos los años ingresan entre 30 y 40 jóvenes para iniciar su formación sacerdotal de los cuales solamente entre 10 y 12 logran llegar a las ordenes sagradas.