Redes sociales y nuevas tecnologías ¿Oportunidad o amenaza?


José Francisco Viera.
Arquidiócesis de Tegucigalpa

Las redes sociales no son malas, lo malo es el uso que se les da, son malas en la medida que te aíslen de los demás y te impidan vivir la realidad, son buenas en la medida que las utilices como medio de interacción con otros para intercambiar vivencias que nos unan a pesar de la distancia.
Seminarista 

Las historias se hicieron para ser contadas, cada uno de nosotros tiene muchas; ¿por qué no contarlas? Estas nuevas redes son un espacio que nos permiten expresar nuestra propia historia a los demás, compartir nuestras experiencias y conocimientos. Muchas personas opinan que estas nuevas tecnologías son completamente negativas, claro que tienen sus riesgos, pero si aprovechamos sus ventajas nos daremos cuenta que son una herramienta muy útil. Las redes sociales no son malas, lo malo es el uso que se les da, son malas en la medida que te aíslen de los demás y te impidan vivir la realidad, son buenas en la medida que las utilices como medio de interacción con otros para intercambiar vivencias que nos unan a pesar de la distancia. La expansión de la cultura digital, provocada por la evolución a la Web 2.0, ha permitido el desarrollo de las formas mediante las cuales nos comunicamos. Esta Web social permite que los usuarios no sean solamente consumidores de información, ahora son también productores de contenido lo que aumenta las posibilidades y alcance de nuestra inteligencia colectiva.

Teniendo en cuenta lo anterior podemos afirmar que las redes sociales pueden ser también una herramienta para la educación cuando se aplican para crear comunidades virtuales de aprendizaje, en donde se comparte contenido y se interactúa con fines educativos. Sin embargo, no podemos obviar que también existen riesgos en este mundo virtualizado, así que no está de más tener las precauciones respectivas. En el ámbito pastoral, estamos llamados a utilizar estas nuevas tecnologías como canal de evangelización, son nuevos espacios que se abren para el anuncio del evangelio. Ya desde los primeros años de la Iglesia los discípulos utilizaban los medios que tenían a su alcance para difundir el mensaje de Cristo: "…maestro en tu nombre lanzaré las redes” Lucas 5,5. Hoy en día tenemos nuevas redes, nuevos medios y nuevos espacios que podemos utilizar para que muchos puedan descubrir cuanto les ama Dios. Los agentes pastorales, en especial los que trabajan con jóvenes, deben repensar a diario la forma en la que realizan su pastoral, los jóvenes están sedientos de cambio, de innovación, no podemos continuar con lo mismo de siempre. Debemos tomar ventaja de las posibilidades que nos ofrecen las redes sociales y los medios digitales, es necesario incursionar en este mundo virtualizado para tocar la vida de los jóvenes que navegan por él.

Por último, al utilizar estas nuevas tecnologías debemos tener claro algo: el mensaje de salvación es siempre el mismo, lo que cambia es la forma y los medios para anunciarlo, su esencia y su poder salvífico nunca cambiara ya que el "Evangelio de Jesucristo es siempre actual y tiene la capacidad de seguir trasformando los corazones que se dejan cautivar por Él” (Papa Francisco)
Si las redes sociales y las nuevas tecnologías son una oportunidad o una amenaza depende de ti, depende del uso que les des.

24 de julio 2015.